Traductor

domingo, 24 de enero de 2016

Hijas princesas

Hija.png

Hola a todos. Les comento que en días pasados, revisando los mensajes de facebook me encontré con la imagen que sirve de introducción a esta publicación, e inmediatamente me hizo entrar en reflexiones que plasmo en las líneas que siguen, y, que no dudo que de alguna manera toca la sensibilidad de más de un padre o una madre, incluso de muchas hijas.
Creo que si hay un "asunto de familia" muy recurrente, es el referido en esa imagen tan original, porque muchísimas veces he escuchado aquello de que "para una madre o un padre no hay un hijo feo, o malo" de tal forma, que ese sentir los lleva incluso a tratar de justificar las acciones antisociales de hijos delincuentes.
Pero, mi centro de atención es otro: en toda casa siempre las hijas serán las princesas, y las esposas, serán las reinas, y, por supuesto, para el padre o esposo, respectivamente, ellas serán las más bellas (valor social que jamás debería olvidarse); que por cierto, creo que en la canción de Jesús Adrián Romero titulada "MÁGICAS PRINCESAS" queda perfectamente plasmado, y, es entendible el por qué es mi preferida del repertorio del citado cantante.

En relación con el video, es de esas canciones que no me cansa escucharla, por la belleza tanto de la letra como de la música, y, por tener yo también la dicha de tener una princesa en mi casa. Por otra parte, el video tiene una notable carga emocional, y eso le da más emotividad de la que ya tiene por derecho propio. Me atrevería a afirmar que esa canción es icónica y la veo como un legado valioso para la humanidad.
Una hija para una familia, es algo así como una joya muy valiosa, de "incalculable valor" de allí la razón del celo de los padres hacia todo lo referido a ellas, especialmente la pareja que escojan como esposo. De hecho, recuerdo el padre que el día de la graduación de su hija, cuando la vió con su traje de gala para recibir el título que la licencia como profesional de la república, la exclamación que brotó de lo más íntimo de su corazón fue "mi princesa" quedando en ese sentimiento claramente expresado el valor de una hija, que va más allá del título profesional o de sus encantos genéticos.
Por eso, no es casualidad que yo califique a mi hija como "la más linda" de todas, porque además de que creo que reúne los atributos genéticos para poder afirmarlo, es mi derecho sentimental, y, por eso me sentí tan identificado con la imagen que da inicio a esta publicación, y, repito lo que dije más atrás, más de un padre se mostrará identificado con ese mismo sentir respecto a su hija, o hijas, según sea el caso; por eso el título de este tema es "Hijas Princesas" porque en muchos hogares hay "varias princesas" que hacen sentir orgullosos a sus padres y hermanos.

andrea_paz.jpg

Creo que una función de la actividad blogueril, es tratar de rescatar y preservar valores tradicionales que son importantes para una sociedad sana, lo cual es por cierto la intención tras cada uno de los escritos de todos mis blogs, y, tengo la convicción que todo tema que valorice la importancia de una mujer tiene prioridad, por el hecho de que en el vientre de una madre "inicia la historia de la humanidad". Además, mi privilegio de escritor de blogs, me regala la oportunidad y la dicha de poder proclamar mi orgullo por la princesa de mi casa, y, que ella encuentre en este escrito, algo bonito y agradable que recordar de mí: Adrián Romero nos regala su canción, y yo a mi hija le dejo el legado de este escrito, donde la honro a ella, y procuro más adelante exaltar la honra que por derecho divino tiene toda mujer, y algunas quizás por ignorancia lo olvidan o incluso lo desestiman.
La reflexión se hace además pertinente, considerando que hay hogares desafortunados donde madres solteras tienen que salir adelante con grandes esfuerzos para el bien de sus hijos y de sus princesas, las cuales no fueron apreciadas como tales por sus progenitores y que no saben lo que se pierden hasta años después cuando esas princesas se hacen adultas y no tienen nada agradable de esos padres que abandonaron sus hogares.
La pertinencia del tema también toca el ámbito de la sexualidad, queriendo referir que la proliferación informática del porno ha cosificado la imagen de la mujer, en lo cual por cierto, algunas de ellas tienen parte de culpa, porque esas hermosas actrices porno que son deshonradas en actos vulgares y asquerosos (porque el hecho de que sean PROSTITUTAS no elimina la calificación de DESHONRA a sus actos), donde ellas rinden culto al sexo sucio ofreciendo al hombre cualquier tipo de satisfacción que puede incluso rayar en el masoquismo, esas mujeres olvidan su condición de princesas, de manera que es ofensivo que un hombre rebaje de tal forma a una mujer, pero es injustificable que hay mujeres que se presten para tal indignación, que de paso, las convierte en imagen pública de antivalores y de una sociedad decadente cuyos gobiernos no toman medidas para enfrentar la vil pornografía, que en algunos casos ha dejado el resultado de finales trágicos como golpizas a mujeres o incluso crímenes.... a este tipo de situación es a la que me referí cuando antes dije que algunas mujeres ignoran o desestiman su condición de princesas.
En relación al párrafo anterior, una hija nunca debe olvidar que es una princesa para sus padres, así como también para sus familiares, y para sus más sinceros amigos: y, quiero ejemplificar y soportar argumentativamente esta opinión con el caso real de la madre que padeció un infarto al ver a su hija por internet, practicando coito oral en el sanitario del colegio donde cursaba bachillerato, ¿la razón?, "su princesa estaba siendo deshonrada" pero, ella misma se prestó para esa bajeza a la que se ofreció por unos cuantos billetes que en nada valen lo que representa su condición de dama y PRINCESA; y, espero que con la exposición y reflexión de ese caso verídico se asimile aquello de rescatar y fomentar valores tradicionales importantes y valiosos pero en lamentable decadencia, porque tratando de asimilar el por qué mujeres de tantísima y tan privilegiada belleza anatómica se rebajan a actos tan asquerosos, lo único que puedo tratar de entender es el proceso de decadencia que se expresa en la COSIFICACIÓN, materialización y mundanización de la sociedad, y, la mujer es la punta del iceberg de esa perversión debido al innegable valor comercial de su cuerpo.
Hijas princesas, más que un título de post, remarca la importancia de las hijas en cualquier hogar, y, eso va vinculado al trato especial que ellas merecen, particularmente en afectos, para que ellas desarrollen el sentir orgulloso y elegante que exhibe una princesa. Tal como se ha desarrollado en este escrito, HIJAS PRINCESAS no es solamente el trato a que tienen derecho a recibir todas las hijas del mundo, es también su responsabilidad moral y compromiso social de observar un comportamiento de PRINCESA; como todo comportamiento cívico de cualquier sociedad civilizada, hay derechos pero también hay deberes, es decir, hay responsabilidades recíprocas de todas las partes, en este caso, de la familia de la princesa, pero también de la princesa misma.... no olviden nunca aquello de que "ser una princesa es una elevada dignidad" para cualquier mujer, y no me considero soñador, sino defensor y promotor de principios y valores que con esfuerzo, abnegación y ejemplaridad recibí de mi reina, ¡MI MADRE!.


andrea_paz.jpg



Dedicado especialmente a la princesa de mi casa; y, que sea extensible a todas las princesas de cada familia.



 A mi hija .jpg

... "¡A todas las princesas de cada hogar, rosas y nuestros mejores afectos, porque ellas hacen brotar los más sublimes pensamientos y emociones!!!".





Gracias por visitar ASUNTOS DE FAMILIAS

No hay comentarios:

Si quieres leer mis post iniciales

Si quieres leer mis post iniciales
haz click en ENTRADAS ANTIGUAS.